La lactosa se utiliza como excipiente desde hace más de un siglo. Por su versatilidad, constituye la base de numerosas formulaciones de éxito.